Promoción Punición ineludible

Hola, te presento Punición ineludible , una de las seis novelas que tengo a la venta a través de Amazon.

 

Dedicatoria

No existe razonamiento alguno que justifique ni siquiera el menor de los actos violentos ni el maltrato en cualquiera de sus formas conocidas, es por ello, que: dedico esta novela a,

 

Las víctimas y a las personas que han pasado por la horrible experiencia de perder una amiga, una compañera, una hermana, una tía, una madre… a manos de quien, independientemente de si su estado de salud mental está fuera o dentro de la normalidad, acaba con la vida de una mujer.

Sinopsis

En una pequeña y tranquila ciudad del norte de España aparece muerta una mujer en el interior de su vehículo. Unas horas después, tras personarse las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en el lugar del hallazgo, es detenido Aitor Ortiz de Zárate, su esposo…

 

Prefacio

 

Miércoles, 8 de julio de 2015, 12:00h.

Aitor Ortiz de Zárate López de Arana comparecía, cabizbajo y con barba de tres días, ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº. 1 (Vitoria-Gasteiz) —ubicado en la tercera planta del Palacio de Justicia— acusado de ser el presunto autor de la muerte de Alazne López de Munain, su mujer. El detenido, esposado con las manos atrás, iba flanqueado por dos agentes de Policía Nacional, y tras ellos, con paso firme y decidido, caminaba la letrada asignada por el Turno de Oficio.

Al salir del ascensor, de camino a la sala donde los aguardaban el secretario judicial, el fiscal y la jueza, se cruzaron con una pareja de delincuentes habituales, de unos cincuenta años; ella, bajita y rolliza, caminaba erguida, como si fuera un palomo buchón en pleno cotejo; él, espigado y enjuto, iba un metro por detrás como si fuera su perro; dejando ambos a su paso un desagradable olor a axila descuidada mezclado con colonia barata.

—Ese —dijo, con voz de camionero, sin importarle ser oída por el detenido y sus acompañantes, volviéndose hacia atrás con las manos apoyadas sobre las caderas, preparada para responderlo como, según ella, merecía—, ese poco hombre, es el hijo de puta que ha matado a su mujer…

—Shhhh. ¿Estás segura? —le susurró poniéndose a su altura el atónito compañero de cama y fatigas, temiendo la más que posible violenta reacción del que, confuso y trémulo como un flan se mantenía en pie y caminaba de lado por la inercia ejercida sobre él por quien le llevaba prendido del brazo derecho.

—¡Qué, sí, jodeeer, que venía su foto en el periódico! ¿No ves la cara de loco que tiene el cabrón? ¡Ojalá se pudra en la cárcel!

De pronto, como si se detuviese el tiempo, una veintena de personas, que diseminadas a un lado y al otro del largo y ancho corredor dialogaban con sus respectivos abogados a la espera de ser atendidas, enmudecieron y, en un acto reflejo, dirigieron la vista hacia la peculiar señora y, por ende, hacia su, para ellas, lo que fuera…

La tensión se palpaba en la expresiva mirada de quienes, por lo visto y leído, se interesaron más por el posible desenlace que por sus propios asuntos. Ante aquel panorama, dejándose llevar por un impulso, el otro policía se volvió hacia ellos y, con desafiante mirada, elevando y bajando el mentón con ímpetu y reiteración, sin necesidad de pronunciar palabra alguna, los dio a entender que caminasen, que siguiesen a lo suyo…

Ella, sin sentirse del todo intimidada, torció el morro y, bajando un tono su voz habitual, con retintín, le dijo a su pareja de hecho:

—Vámonos, cariño, no vaya a ser que paguemos nosotros la frustración de este opresor.

El asunto quedó zanjado con su partida, las demás personas recobraron el interés por sus asuntos y Aitor y sus custodios se adentraron en la estancia sin necesidad de esperar el orden de las citaciones, y cuatro horas después —tras prestar declaración, sin más demora, por estar a punto de vencer el plazo legal de 72 horas desde la detención— la jueza decretó: prisión provisional comunicada y sin fianza.

*****

Y, llegados a este punto, si estás interesado en saber de qué va la historia, puedes acceder GRATIS al comienzo de la misma (9 págs.) clicando aquí.

*****

En Amazon, la opción tapa blanda te permite adquirir la versión digital GRATIS.

 

Gracias por la atención, y si decides hacerte con ella: Espero que disfrutes con su lectura.
Saludos

 

Anuncios

Un comentario en “Promoción Punición ineludible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s